No hay duda de que la financiación y la transparencia son las cuestiones que más afectan a las ONG hoy en día. Cada vez les cuesta más encontrar maneras de conseguir fondos para realizar proyectos medioambientales, ya sean públicos o privados. Y, probablemente, la causa principal sea la falta de confianza en las organizaciones no gubernamentales. Durante muchos años, y a causa de diferentes escándalos y situaciones escabrosas, las personas hemos perdido la confianza en entidades que están llevando a cabo acciones increíbles para sacar adelante el mundo que la mano del hombre ha dañado. Una transparencia absoluta es, probablemente, la única solución a esta –muchas veces injusta e irracional– desconfianza. 

Estos son temas muy relevantes que poseen múltiples causas y síntomas. No obstante, por el momento preferimos centrarnos en ciertos datos de protagonistas de una de las zonas del planeta que, desde Pumilio, hemos tenido el placer de conocer mejor: Latinoamérica. Concretamente, los países de Argentina, Ecuador, Guatemala, Honduras y México, y las situaciones que varias ONG viven con respecto a las problemáticas de financiación y transparencia. Este artículo recoge comentarios de personas que trabajan en las ONG ambientales de estos países, personas con las cuales Pumilio se ha comunicado o ha trabajado en los últimos años. No hay que olvidar que cada una de estas regiones ha vivido (y sigue viviendo) una situación única y diferente que esperamos ampliar con más detalle en el futuro. 

ARGENTINA

En Argentina, la financiación depende de tres grandes fondos: el público, que suele tardar mucho, las empresas privadas y los fondos extranjeros, que no pueden financiar todos los gastos administrativos de las organizaciones. Siempre hay gente buscando financiación y realizando convocatorias en el extranjero. Se han dado cuenta que hacer marketing positivo ayuda a que empresas que realicen cualquier tipo de contaminación se muestren más receptivas a cambiar sus hábitos a través de su programa.

En relación con la transparencia, en su momento se pensó que los donantes de las distintas causas deberían recibir más información; que no solo supieran que habían salvado 1 ha de bosque, por ejemplo. La original solución que una de las ONG llevó a cabo fue enviar a cada donante una fotografía de su ha (donde habían puesto sus nombres en estacas). En la actualidad, realizan esta actividad una vez cada año para más de 700 estacas diferentes y siguen en busca de fórmulas más digitales.

ECUADOR

En Ecuador, es habitual que la política influencie mucho el sector de las ONG y los proyectos medioambientales. Normalmente, cuando los planes de desarrollo de las organizaciones van en consonancia con las líneas del gobierno, la financiación es más sencilla. De lo contrario, es común que se tenga que buscar financiación de forma externa.

GUATEMALA

En Guatemala el gobierno no suele ayudar a proyectos ambientales, por lo que los fondos públicos y estatales no son una opción. Otros problemas son el tiempo que se consume para mantener a voluntarios activos o la falta de automatización en procesos de inventariado, ya que los fondos en algunas de las organizaciones se suelen destinan a otras ramas. También es muy complicado contactar con nuevos voluntarios, por lo que tratan de invertir mucho tiempo en redes sociales. En muchos casos no existe la posibilidad de profesionalizar esta actividad con la figura de un community manager, pero sería de ayuda si se tiene también en cuenta que la transparencia se vería probablemente reforzada si se potenciaran más los lazos con la comunidad digital.

HONDURAS

Algunas organizaciones con las que hemos trabajado en Honduras tienen dificultades para generar contenido técnico de calidad, preciso y bien presentado gráficamente debido principalmente al alto precio de las licencias de diferentes softwares. Esto puede ser determinante para presentar proyectos para fondos externos, lo que entorpece más el objetivo de conseguir financiación. Algunos de los retos más importantes de las ONG del país son dar con más donantes para proyectos medioambientales y minimizar la tasa de incumplimiento de estos, que suele ser consecuencia directa de la falta de donantes. Así pues, los fondos adquiridos por algunas de estas organizaciones suelen proceder de la cooperación internacional.

Muchas ONG, no solo en Honduras, sufren una falta de transparencia que es consecuencia de un problema en la manera de traducir información científica al público general y de la visibilidad en la comunidad. En cuanto a esto último, una posible opción sería hacer visibles a aquellas personas que prestan servicios turísticos comunitarios, proporcionando así también un incentivo económico a la comunidad. 

MÉXICO

Las ONG mexicanas con las que hemos trabajado suelen necesitar imágenes de los lugares donde realizamos proyectos de conservación de manglares, una tarea amplia y costosa sin fuentes estables de financiación. En cuanto a la transparencia, siguen la tónica de muchas otras ONG: hay dudas sobre cómo traducir la información medioambiental para que personas y posibles donantes puedan ver con claridad la situación ambiental que sufre el país y las maneras en las que pueden ayudar.